Blog

Blog

Anatomía de la columna

El cuerpo humano es una máquina perfecta que realiza acciones inmediatas, casi sin pensarlas y ante cualquier problema o necesidad se adapta para seguir funcionando.

La columna vertebral, el Árbol de Vida, protege en su interior la pieza clave de nuestro Ser: el sistema nervioso, compuesto por el encéfalo (cerebro), tronco encefálico, médula espinal y cerebelo. El mismo alberga las raíces de miles de nervios que emergen entre las vértebras y se ramifican, transmitiendo los mensajes del cerebro al resto del cuerpo para un funcionamiento óptimo.

La anatomía de la columna vertebral es una combinación fantástica de diversos tejidos. Está diseñada para ser increíblemente fuerte y, al mismo tiempo, para ser flexible y posibilitar el movimiento en muchos planos.

Está compuesta por la superposición de entre 33 y 35 huesos, las vértebras, que forman un “estuche o tubo protector” para la médula espinal. Se divide en bloques que marcan cuatro curvas con funciones diferentes.

Columna Cervical: esqueleto del cuello, compuesta por 7 vértebras, más pequeñas que las demás. Tiene la función de dar estabilidad y soportar el peso del cráneo y permitir los diversos movimientos de la cabeza.

Columna Torácica (o dorsal): Formada por 12 vértebras, con la función de sostener al tronco, permitir movimientos de flexión, extensión, rotación y flexión lateral. Junto con las costillas forman una importante cavidad que aloja a los pulmones y al corazón, la jaula costal.

Columna lumbar: son 5 de gran tamaño ya que sobre ellas descansa el peso de casi todo el cuerpo.

Sacro: Es un hueso único de forma triangular, Compuesta por cinco vértebras fusionadas entre sí. Es la base donde se asienta la columna vertebral.

Coxis: Es el  último eslabón de la columna, hueso pequeño formado por la fusión de 3 vértebras atrofiadas (involucionadas).

Después de un Ajuste Quiropráctico

Principalmente debemos comprender que, a través del sistema nervioso transita la energía vital, aquella comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo. Sistema que, a su vez, está protegido por una estructura ósea: la columna vertebral; sostenida por los músculos y ligamentos de la espalda.

Algunos segmentos de la columna, las vértebras, pueden desalinearse y presionar la salida de los nervios que hay entre ellas. Esto es una Subluxación vertebral.

El quiropráctico, mediante una revisión individual y periódica de cada persona, detecta subluxaciones vertebrales y las corrige a través de precisos y sutiles ajustes quiroprácticos.

Detectar, analizar y corregir subluxaciones vertebrales. Foto: Marcelo Ramos

Es difícil definir qué es lo que va a sentir luego de recibir un ajuste quiropráctico, porque cada uno es un ser complejo y único. Diferentes sensaciones atraviesan todo su cuerpo: Podemos sentirnos relajados, en una maravillosa sensación envolvente.

El organismo se desintoxica, la interferencia nerviosa está siendo removida y todos los órganos comienzan a recibir una mayor provisión de impulsos nerviosos. Así nos volvemos más sensibles a nuestros sentidos.

Los músculos, por días, meses, años, trabajaron en una dirección incorrecta, ahora reaccionan para realinear la vértebra que está subluxada. De esta manera, es normal y temporario sentir nuevas molestias o seguir con los síntomas ya existentes.

Libres de interferencias, los nervios, órganos y tejidos están sanando.

No olvidemos que el quiropráctico no curó ni trató un síntoma, él localizó y corrigió una subluxación que dificultaba que su cuerpo se sanara por sí mismo.

Qué es la Quiropraxia

La Quiropraxia (del griego “kiro” = mano y “prakttikós” = acción,  “hecho con las manos”) es una filosofía, un arte y una ciencia que estudia la vida, la salud y las numerosas formas en que las vértebras pueden desalinearse produciendo interferencias en el flujo de los impulsos mentales: una Subluxación Vertebral.

Se encuentra bajo el paraguas filosófico del Vitalismo, el cual afirma que existe un orden en el universo, una Inteligencia Universal que lo gobierna y coordina todo, expresándose a través de la materia. Considera que, la tendencia del cuerpo es hacia la salud y es capaz de regenerarse solo, si se le da la oportunidad. Contempla al cuerpo desde un punto de vista holístico según el cual la parte física, mental y emocional están estrechamente vinculadas y forman un todo indivisible.

Podemos decir que la Quiropraxia admite que, las necesidades de cada persona son únicas en relación con el descanso, la alimentación, el ejercicio y el logro de la satisfacción emocional, y que, cumplir apropiadamente con esas necesidades se relaciona con la salud general de la persona. Por ello, los quiroprácticos intentan instruir a las personas para saber escuchar la sabiduría de sus cuerpos y usar esa información en su beneficio.

Revisión Quiropráctica. Foto de Marian San Martín

Objetivo

El objetivo de la quiropraxia es, a través de la detección, análisis y corrección de Subluxaciones Vertebrales,  optimizar el cuerpo para poder funcionar al 100% y por ello está destinada a toda la familia: bebés, embarazadas, niños, ancianos, deportistas, etc.

La vida es la expresión de la inteligencia universal que fluye en el cuerpo humano a través del  sistema nervioso. Éste es el medio de comunicación que usa nuestra Inteligencia Innata para que todo nuestro organismo funcione coordinadamente.

El sistema nervioso, nuestro órgano más importante y sobre el que trabaja la quiropraxia, es lo primero que se forma en el feto y controla cada una de nuestras células, tejidos y el resto de los órganos. Está compuesto por el cerebro, la médula espinal y las rutas nerviosas; y se encuentra protegido por los huesos del cráneo y la columna vertebral.

Mucha gente piensa que la Quiropraxia es útil sólo para aquellas personas que tienen dolores u otros síntomas en algún lugar de su espalda, o que «los problemas de columna ocurren con los años.» La realidad nos muestra que la mayoría de las Subluxaciones Vertebrales, además de ser asintomáticas, ocurren normalmente en personas de cualquier edad.

El quiropráctico, mediante una revisión individual y periódica de cada persona, detecta subluxaciones vertebrales y las corrige a través de precisos y sutiles ajustes quiroprácticos.

Por Kenneth Rakowicz Dr. en Quirorpaxia